• Compartir en Linked in
  • Compartir en Facebook

Marcar una diferencia

Volver a la página anterior

Abordamos el problema del hambre en zonas rurales de Nuevo México

El apoyo de Blue Cross and Blue Shield of New Mexico a programas de ayuda con alimentos tiene el objetivo de mejorar la salud de los residentes de Nuevo México.

Para los residentes de zonas rurales de Nuevo México, acceder a los alimentos que necesitan para llevar una vida sana puede ser una lucha diaria.

Las tasas de hambre en comunidades rurales suele ser más alta, según  Feeding America, la organización de lucha contra este problema más grande de los EE. UU.

Estas regiones suelen ser  desiertos alimenticios. Esto significa que las personas que viven allí tienen poco acceso a tiendas de comestibles y alimentos nutritivos. Esto puede desencadenar graves  problemas de salud, incluidas enfermedades cardíacas, obesidad y diabetes tipo 2.

Con el fin de ayudar a abordar este problema, Blue Cross and Blue Shield of New Mexico (BCBSNM) colabora con  Mobile Food Pantry, un programa de The Food Depot.

The Food Depot tiene su sede en Santa Fe y presta servicio a comunidades que sufren inseguridad alimenticia en el norte de Nuevo México. Su programa Mobile Food Pantry entrega alimentos nutritivos todos los meses a personas en comunidades remotas del norte del estado: lugares como Abiquiu, Ojo Caliente y Vallecitos.

Los residentes de estas comunidades a veces tienen que hacer viajes de hasta 100 millas de ida y vuelta para acceder a alimentos nutritivos, cuenta Jill Dixon, de The Food Depot.

Conducir distancias largas para obtener frutas y verduras frescas puede no ser una alternativa para familias de bajos recursos.

"En muchos casos, nuestro programa Mobile Food Pantry es la única ayuda alimenticia que recibe una comunidad", dijo Dixon.

En 2018, The Food Depot recibió un donativo de $11,000 a través del programa Healthy Kids, Healthy Families® de BCBSNM, en apoyo de su programa Mobile Food Pantry.

El donativo equivale a 45,000 comidas como frutas y verduras, productos lácteos, granos, arroz y otros productos nutritivos. En total, el programa Mobile Food Pantry llega a 9,100 personas al mes y entrega alimentos en 22 lugares de 15 comunidades.

"Al entregar opciones de alimentos verdaderamente balanceadas con productos frescos y proteínas y fibras, esperamos ayudar a mejorar la salud general de la comunidad en los lugares a los que llega Mobile Food Pantry", dice Dixon.

El apoyo al programa Mobile Food Pantry es solo una parte de la iniciativa más amplia de BCBSNM de abordar el problema del hambre y la nutrición.

A través de un donativo de $44,000 para Feeding America otorgado en 2018, BCBSNM colaboró con The Food Depot en Santa Fe y otro tres bancos de alimentos: el Food Bank of Eastern New Mexico en Clovis, Casa de Peregrinos (página en inglés) en Las Cruces y The Community Pantry en Gallup.

Desde 2015, BCBSNM también dona $60,000 al año al  Roadrunner Food Bank en Albuquerque. La organización da acceso a familias de bajos recursos y adultos mayores a alimentos sanos a través de bancos de alimentos móviles en escuelas y hogares de ancianos de Nuevo México.

"Uno de nuestros objetivos es abordar la desigualdad en el acceso a la salud en nuestro estado, a través de nuestro apoyo a programas sostenibles que impactan de manera positiva en la salud y el bienestar de los residentes de Nuevo México", expresó Eugene Sun, M.D., vicepresidente y director médico de BCBSNM.

"El hambre y la inseguridad alimenticia suelen estar vinculados a enfermedades crónicas, y hay más de 327,000 personas en Nuevo México que sufren hambre", declaró Sun. "Nuestro deseo es seguir trabajando junto a socios como Feeding America para seguir ayudando a aliviar el problema del hambre y mejorar la nutrición en nuestras comunidades".