• Compartir en Linked in
  • Compartir en Facebook

Marcar una diferencia

Volver a la página anterior

Un enfoque en un contexto real para el manejo de la diabetes

Las clases dictadas por profesionales de la salud en supermercados ayudan a acortar la brecha en la atención médica.

En Nuevo México, aproximadamente  241,000 personas tienen diabetes, una enfermedad crónica que causa altos niveles de azúcar en sangre. Si no se la maneja correctamente puede causar graves problemas de salud como insuficiencia renal, lesiones nerviosas y pérdida de la visión.

Comer saludablemente es una parte importante de manejar la enfermedad.

"Cuando se trata de la diabetes, la comida representa más del 50% de la batalla", explicó Natalie Furst, nutricionista y dietista profesional de la red de dietistas de Albertsons Market.

Pero no siempre es fácil saber cómo elegir los alimentos correctos cuando recorre los pasillos del supermercado.

"Existe mucha confusión a la hora de comprar comestibles", comentó Furst, quien se especializa en educación sobre diabetes y control de peso. "En cualquiera de los grupos de comidas, existen opciones saludables" para personas diabéticas.

Tomemos las proteínas como ejemplo. El bistec puede tener alto contenido de proteínas, pero también de calorías. El pescado, por otra parte, ofrece casi la misma cantidad de proteínas pero con menos calorías.

Incluso en el pasillo de los productos frescos, la parte de la tienda que tiene los alimentos más saludables, hay frutas y verduras recomendadas para diabéticos. Todo depende de muchos factores, como el contenido de carbohidratos, el tamaño de la fruta y cuánta cantidad de fruta consume.

Cuando suma la variaciones entre diferentes tipos de yogur, panes, aceites de cocina y otros productos, tomar decisiones alimentarias saludables puede ser demasiado para quienes padecen de diabetes.

Y la incertidumbre ante cómo tomar decisiones importantes para cambiar el estilo de vida y la alimentación diaria puede afectar nuestra salud y crear brechas en la atención médica de las personas con diabetes.

"Es un asunto realmente complicado", comentó Vivian Richards, asegurada de Blue Cross and Blue Shield of New Mexico (BCBSNM) con diabetes tipo 2 desde hace unos 10 años.

Richards dijo que se preocupa casi constantemente sobre qué comer, cuánto comer y cuánto ejercitar. "Te parece que se vuelve más fácil, pero no. Se vuelve más difícil".

BCBSNM trabaja para mejorar la educación sobre temas de salud y acortar la brecha en manejo de enfermedades para personas con diabetes y otras afecciones crónicas.

BCBSNM ha trabajado con las tiendas Albertsons Market desde 2017 para ayudar a los asegurados a tomar decisiones saludables en el supermercado y la vida diaria gracias a las clases sobre "Cómo manejar la diabetes".

Durante 2018, BCBSNM dictó 10 de las clases sin cargo en tiendas Albertsons de Albuquerque, Las Cruces, Los Lunas y Rio Rancho.

Las clases están a cargo de dietistas profesionales locales y un farmacéutico de la tienda. El dietista lleva a los asegurados a recorrer el supermercado y les muestra cómo elegir alimentos saludables, a leer las etiquetas de las comidas y a usar estrategias saludables como contar carbohidratos.

El dietista también guía a los asegurados por un ejercicio de alimentación consciente y habla sobre sustitutos de comidas saludables y de relevancia cultural.

Luego del recorrido, un farmacéutico especialmente capacitado habla sobre exámenes de salud y servicios clínicos que son críticos para un efectivo plan de manejo de la diabetes. El farmacéutico también explica los exámenes de nivel de azúcar en sangre, los tratamientos de venta libre y con receta, y los cambios en el estilo de vida que pueden ayudar a los diabéticos a manejar su enfermedad.

En la clase, los asegurados tienen la oportunidad de participar en un debate significativo con un farmacéutico y un dietista local. La mayoría de los asegurados quizás no tenga acceso regular a estos importantes profesionales médicos.

"Muchas personas en nuestro sistema de atención médica no consultan a los dietistas con regulariad, y es aquí donde sentamos las bases para ayudar a evitar que la enfermedad empeore o que aparezca en primer lugar", explicó Furst, quien ayuda a dictar las clases de "Cómo manejar la diabetes" en Albuquerque.

Gary Rogers, asegurado de BCBSNM con diabetes, asistió a una clase en Albuquerque. "Me hizo recordar muchas cosas a las que debería prestar más atención", dijo Rogers. En particular, Rogers comentó que le recordaron la importancia del control de las porciones, de contar carbohidratos y de comer suficiente fibra.

Vivian Richards también fue a una clase en Albuquerque. "Siempre busco formas de mejorar mi salud, especialmente por la diabetes", añadió. "No tomo insulina y espero no tener que hacerlo nunca".

La clase anima a los diabéticos a hacerse cargo de su salud. También ofrece un lugar donde se puede recibir apoyo de los pares, ya que se reúnen personas que enfrentan desafíos similares.

"Esta clase es importante porque deja el poder en manos del paciente", indicó Maurice Schauffert, farmacéutico clínico en Albertsons que ayuda a dictar las clases en Albuquerque. "Ahora cuentan con el conocimiento y la información para tomar las decisiones diarias que afectarán el curso de su enfermedad".